img_0418

Trucos de viajera frecuente para volar mejor

Siempre digo que me considero una afortunada porque mi trabajo me permite viajar mucho, y eso para alguien como yo, de culo inquieto, es maravilloso. Hoy quiero compartir con vosotros los trucos que utilizo siempre para que las horas de aeropuertos y aviones no sean tan tortuosas.

Consejo 1: TARJETAS DE AFILIACIÓN

Todas las compañías tienen un programa de socios o afiliados. Aunque seas de los infieles que viajan con distintas compañías y apenas repiten, te aconsejo que te registres como socio de varias. Nunca sabes cuando te tocará repetir. Es gratis y acumulas puntos tanto volando, como comprando en ciertos comercios o hospedándote en hoteles con los que comparten convenio. Además, muchas compañías pertenecen a alianzas aéreas, y aunque no tengas una tarjeta de cada aerolínea, puedes asociar a una tus billetes de cualquier otra compañía del grupo para acumular puntos.

Por ejemplo, la alianza One World la forman, entre otras, Iberia, American Airlines, y British Airways. Muchas veces he viajado con alguna de esas tres a Estados Unidos, y aunque sólo tengo tarjeta Iberia Plus, los puntos de los vuelos de cualquier compañía de One World, los acumulo en esa. Si logras volar mucho, o en clase Business en un año, tu nivel de miembro ascenderá, dándote acceso a prioridad en listas de espera, facturación en mostradores VIP, y derecho a facturar maleta extra, o sobrepeso sin coste adicional.

Cuando sin darte cuenta logres acumular cierto número de puntos (mediante compras, vuelos o estancias), podrás adquirir tu próximo viaje gratis, solamente teniendo que pagar los gastos de gestión.

 

Consejo 2: ESCOGER EL ASIENTO CORRECTO

En la mayoría de casos, las aerolíneas te dan acceso a ver y modificar tu reserva online con tu número de localizador. Una de las opciones más útiles es poder elegir tu asiento con antelación (la mayoría de veces gratis). Hay gente que prefiere esperar al momento de la facturación en el aeropuerto, ya que, como la mayoría de pasajeros ya han escogido sus asientos con anterioridad, los últimos en elegir tienen la ventaja de ser los que ven si quedan varios asientos consecutivos libres, para ir más cómodos.

Sin embargo si como yo, eres de los previsores, te aconsejo que antes de elegir el asiento, visites Seat Guru, un portal poco conocido de TripAdvisor que te muestra exactamente el plano del avión en el que volarás, con una leyenda a color de los mejores y peores asientos, además de fotos y comentarios de los usuarios.


Tan sólo tenemos que buscar la compañía aérea, número de vuelo y fecha, o, en caso de no recordar nuestro número de vuelo, el aeropuerto de origen y destino.

captura-de-pantalla-2016-09-01-a-las-17-15-04captura-de-pantalla-2016-09-01-a-las-17-19-54

Tras ello, simplemente entrar en tu reserva online y, con suerte, encontrar el hueco libre que te aconseje el gurú de los asientos.

captura-de-pantalla-2016-09-01-a-las-17-18-35

Consejo 3: COMER BIEN EN EL AVIÓN ES POSIBLE, ¡Y GRATIS!

Todos conocemos perfectamente al estereotipo de comida de avión. Escasa y mala. Aunque con este truco es posible que lo de la escasez se mantenga, lo malo sorprendentemente, llega a desaparecer. ¿Nunca te has preguntado qué comen los vegetarianos en el avión si pollo no pueden, y la pasta a veces son raviolis rellenos de carne (no identificable)? TODAS, absolutamente todas las compañías aéreas ofrecen una selección gratuita de menús especiales para personas con intolerancias o preferencias ideológicas distintas. Entre estos menús alternativos se encuentran el vegetariano, sin gluten, sin lactosa, dieta blanda, para diabéticos, kosher, hindú, y otras opciones.

Antes de decidir tu opción menú, échale un vistazo a las fotos de comidas normales, y peticiones especiales de viajeros de todas las aerolíneas en Airline Meals.

captura-de-pantalla-2016-10-07-a-las-22-40-59

Estas peticiones de comidas especiales puedes hacerlas online en la reserva, o por teléfono a la compañía, normalmente hasta 24 horas antes de tu vuelo. Aunque no especifican en qué consistirá tu comida, ten en cuenta que la calidad siempre es mejor que la del resto, pues estos platos no se cocinan en grandes cantidades ni a ritmo industrial.

captura-de-pantalla-2016-09-01-a-las-17-40-35

Yo empecé pidiendo la opción vegetariana normal (no vegana) en Iberia después de que en uno de los viajes, mi estómago me diera un ultimátum tras haber engullido un plato descrito por la azafata como “pollo”, que resultó ser al curry picante, durante un vuelo nocturno (te puedes imaginar la situación).  Aconsejada por la madre de un amigo, empecé a pedir la opción low calorie, y ¡es todo un acierto! La comida suele ser algo de proteína magra  (por ejemplo: pollo o pescado), con arroz y verduras, pero hervido, a la plancha, o al horno, sin salsas sospechosas. Las ensaladas suelen estar hechas con ingredientes más ligeros, y el postre no es un pastelito industrial, sino un yogur desnatado o ensalada de frutas natural. Es cierto que a la hora de la merienda alguna vez me he sentido algo observada, porque el intento de croissant empaquetado, frío y tieso, relleno de jamón y queso que suelen servir a los demás, no tiene comparación con los snacks o el desayuno low calorie que suele traer también opciones de tostadas integrales, tomate, queso fresco, mermeladas sin azúcares, queso untable light y fruta, ¡viva la fruta!

Merienda low-calorie en un vuelo Madrid-Chicago con Iberia
Merienda low-calorie en un vuelo Madrid-Chicago de Iberia: ensalada de fruta fresca, atún con tomate natural y queso fresco, aceite de oliva, margarina, mermelada sin azúcar y crackers. (Foto propia)

 

Gominolas de fruta, muffin y croissant: desayuno normal de Iberia en un MIami-Madrid. (Fuente: Airline Meals)
desayuno normal en un Miami-Madrid de Iberia: gominolas de fruta, croissant relleno y muffin (Fuente: Airline Meals)

 

Consejo 4: AGILIZAR LOS PROTOCOLOS EN EL AEROPUERTO

Pequeños consejos para agilizar los tediosos protocolos aeroportuarios:

  1. Hacerte con una cantimplora, termo o botellín vacío para poder rellenarlo de agua al pasar el control de equipaje de mano y metales.Tener la tarjeta de embarque metida en el pasaporte, concretamente en la página con tus datos, para que cada vez que te pidan alguno de los dos, los tengas a mano.
  2. Viajar con calzado plano y bajo, pues si te cubre el tobillo, te harán descalzar en algunos aeropuertos para pasar el control de metales.
  3. Facturar o dejar en casa todos los botes con líquido que superen los 100 ml (en Londres ya hay escáneres especiales para botellas de líquidos que exceden ese tamaño y los dejan pasar, pero mejor no arriesgarse). 
  4. Agrupar todos los botes de cremas y líquidos en una bolsita de plástico para sacarla fácilmente.

Hay cosas que irremediablemente están fuera de nuestro control, como los retrasos, la pérdida de equipaje… Teniendo en cuenta que las probabilidades son bajas, limítate a disfrutar de la experiencia de viajar. Valora el placer de volar. No todos los días a estás por encima de las nubes (literalmente).

Un comentario en “Trucos de viajera frecuente para volar mejor

Deja un comentario