bannerflo

Dos días muy verdes con Florette

img_0857

Me he quedado prendada de la armonía y perfección de los campos de lechugas y brotes, pero todavía más de la metodología, cuidado y cariño con el que se siembran, cuidan y recogen todas y cada una de las hojas en Florette.

Hace unos días puse rumbo a tierras Navarras para descubrir la vida en verde. Un par de días para reconectar y recolectar.

img_0624

Vuelvo con las pilas cargadas y recetas de un taller de trampantojos vegetarianos saludables que servirle a mis amigas en nuestra próxima cena.

img_0714

No apreciamos el gran valor de la sencillez que tienen las cosas naturales.

img_0878

Me quedé en trance perdiendo de vista en el horizonte las filas de cogollos sobre los campos de Milagro, en Navarra. Los colores, las formas, la simetría, pura paz. Unas 42,000 plantas por hectárea cubren estas tierras tan fértiles, y en menos de 2 meses, están listas para llegar a nuestras casas.

img_0845

Cada una de esas lechugas es plantada y recogida a mano, antes de que salga el sol. Pasan por un cambio de presión para ser enfriadas rápidamente, y ese es el primer secreto de su frescura. Tecnológicos, como debe ser, la información sobre el estado de la recolección llega cada 15 minutos a la fábrica a través de una app.

 

Fotografía: Manu Azurmendi
Fotografía: Manu Azurmendi

 

Las tierras de los invernaderos que acogen a los delicados brotes, de los que plantan unas 1000 semillas por metro cuadrado, son tratadas con abonos completamente naturales, de granjas locales, para evitar cualquier tipo de plaga.

img_0885

El privilegio de poder comer un brote recién arrancado, no se tiene todos los días.

img_0903

Aluciné con la rapidez de los procesos en la fábrica: Cortado, lavado, secado, mezcla y embolsado. No pasan más de 15 minutos desde que la materia prima entra del campo, hasta que sale embolsada.

img_0926

img_0911

Aunque sin duda el secreto con el que me quedo es con el lado humano y con la filosofía sostenible de Florette: abonos naturales, no químicos, reciclaje de la lluvia para regar, y todas las hojas y partes inservibles de las lechugas se entregan a granjas cercanas para consumo animal.

img_0700

Deja un comentario