Facetune

Dear Hotel: sintiéndonos los Reyes de Madrid

Madrid a tus pies. Sería un resumen perfecto de la experiencia “Dear”.

IMG_0083

Moderna y limpia decoración diseñada por la interiorista Sandra Tarruella, nombrada interiorista del año 2015, que encaja a la perfección con el glamour de la Gran Via Madrileña que estaba a nuestros pies desde la alucinante habitación suite 1102.

IMG_9128IMG_8401

Hemos pasado unos días divertidísimos, cantando, relajándonos y disfrutando de las increíbles instalaciones de este joven hotel madrileño.

IMG_8962IMG_9743

IMG_9447Mañanas de calor, tardes de lluvia, nos ha dado tiempo a tomar un café en la azotea del restaurante del hotel, Nice to meet you, y Maverick estuvo a punto de pegarse un chapuzón en la piscina más instagrameada de Madrid, que cuenta con un balcón de cristal prácticamente invisible, desde el cual se ven todas las azoteas de la capital, desde las vecinas, hasta el pirulí. El error fue posponer el momento piscineo hasta después de comer, porque se puso a llover y la temperatura más bien invitaba a llenar la alucinante bañera de la habitación, o a relajarse con los chorros múltiples de la ducha, así que por opciones no será.  Yo mientras, opté por preparar un  para mi, y un café para Carlos con el hervidor de agua de cortesía y observar cómo se colapsaba la ciudad con el goteo de las nubes.

IMG_8487IMG_8941

Llegó uno de mis momentos favoritos. Conocer la gastronomía del restaurante del hotel, Nice to meet you. También con unas súper vistas. Hubiera pronunciado “nice to meet you” a cada plato que llegaba a la mesa, pero no quería que me tomaran por loca tan pronto.

IMG_9011IMG_9030

Con los entrantes no tuvimos duda (menos mal, porque suelo ser bastante indecisa) mix de croquetas, de cigalas y de jamón primero, y burrata después. Delicioso.

IMG_9023

Antes de que nos diera tiempo a que las ciudad nos engatusara por las cristaleras, llegaron los principales.

IMG_8413

Pensando en que por la mañana nos esperaba un tremendo desayuno buffet, me reservé y pedí una de las opciones más sanas, la merluza al horno sobre puré de vitelotte (patatas moradas) y crujiente de cebolla en dos cocciones. No quería que se acabara nunca. Qué melosa, qué buena estaba.

IMG_9025

Maverick y Carlos fueron a lo seguro con dos burger de buey a la trufa con patatas a la antigua, acompañadas de un semáforo de salsas: chipotle, mostaza al albariño y ketchup casero. Podrían habernos traído un bowl entero del ketchup, y lo hubiéramos rebañado hasta con el pan. La próxima vez pido la receta. Estaban deliciosas ambas, y eso que cada una tenía la carne hecha a un punto distinto. Sí, yo tengo que probarlo todo.

IMG_9045

No podíamos irnos a dormir sin azúcar en la tripa, y menos mal que dejamos un huequito para los alucinantes postres. Maverick y Carlos ciñéndose también a los clásicos, pidieron el brownie crujiente con salsa de frutos rojos y helado de vainilla de Madagascar. El de Maverick vino con un topping extra, corazoncitos de azúcar, porque el chef era fan. ¡Toma puntazo! La salsa de frutos rojos nos mató de amor.

IMG_9057

Yo, siempre saltándome las líneas, cometí el acierto más grande de mi vida, incitada por el helado de té verde matcha que acompaña al súper de chocolate y cacahuete con cremoso de mandarina. Para colmo tenía Peta-zetas escondidos, ¡una bomba de placer! Nunca mejor dicho.

IMG_9055

Alargamos la sobremesa por lo a gusto que estábamos en el acogedor rincón del Nice to meet you, y pedimos algunos cocktails. San Francisco sin alcohol para Maverick, y uno de café con vodka para Carlos. Yo repetí mi Coca-Cola.

IMG_9061

IMG_9058IMG_8666

La ciudad desde arriba se ve distinta. Y se ve todavía más bonita con el estómago lleno de cosas ricas.

IMG_9389

Por la mañana desde los ventanales del Nice to meet you, mientras desayunábamos delicias healthys, como los zumos detox, los bowls de fruta o los huevos revueltos con tostadas de centeno, y cosas no tan healthys como brownie, croissants, infinidad de quesos, mermeladas, etc… observábamos en tercera persona el movimiento de los que llegan tarde a trabajar y atragantan la Gran Vía, y era relajante.

IMG_9438IMG_9393

IMG_9422

A mediodía, el sol iluminaba y calentaba la habitación por los cinco ventanales y las dos terrazas, mientras alternábamos las peleas de almohadas, con prepararnos para salir a pasear por la ciudad.

IMG_8896

IMG_0019

Al atardecer, la Plaza de España es una maravilla con reflejos rojizos que no había sabido apreciar nunca antes de haberla visto desde las alturas del Dear Hotel.

Las luces de las farolas y los carteles de la avenida más famosa de Madrid se convierten en el sol que da vida a la larga noche del centro de la capital y viéndolo desde arriba, la larga Gran Vía parece una serpentina fosforescente.

IMG_8985

Pero sin duda, el feeling más especial es el de la nube en la que flotas desde que entras por la puerta del Dear, hasta que caes al pavimento de la Gran Vía al terminar la estadía. Me he sentido una princesa.

 IMG_9884

Un broche de relax perfecto antes de que Maverick y Carlos partieran hacia Tenerife para asistir a los premios Cadena Dial, y para mi una inmejorable manera de celebrar con ellos una súper buena noticia que recibí cinco minutos antes de hacer el check-in.

IMG_9350

 TOP:

  • Consulta por teléfono o email cómo reservar para grupos o cualquier evento que tengas en mente.

IMG_8404Dear Hotel Madrid

Calle Gran Vía, 80

28013 Madrid.

TELÉFONO: +34 902 090 046

EMAIL: reservas@dearhotel.es

 

Deja un comentario