IMG_47761

Mamá Campo me mima

Érase hoy en día, cuatro rincones coloridos,IMG_4737 divertidos y llenos de magia que alegran las neveras y los estómagos del barrio con los ingredientes más limpios y naturales. La orgánica materia prima queentra en el supermercado, y las cocinas de Mamá Campo llega directa desde granjas y huertos ecológicos españoles, que han sido seleccionados y visitados personalmente por Nacho Aparicio y David Yllera, los dueños de este paraíso de la alimentación y la gastronomía. El gran desafío: desvincular los productos “eco” de ser escasos, caros y mayoritariamente extranjeros.

IMG_4822

A tu paso por la Plaza de Olavide, en Madrid, a un tiro de piedra de la calle Fuencarral, la visita a los cuatro establecimientos de Mamá Campo, debería ser un ritual que llevar a cabo con frecuencia. Para implicar a todos nuestros sentidos, los “papás” del lugar lo hacen todo con mimo, hasta el diseño, también sostenible, y obra de Manolo Yllera, fotógrafo y hermano de uno de los socios. Su trabajo decorativo es, inevitablemente, lo primero que atrapa al pasar por delante de cualquiera de los locales.

IMG_4804Su “eco-diseño”, estáIMG_4742 compuesto por mobiliario fabricado o cubierto con materiales reciclados (desde mangueras, hasta cobre, pasando por chapas de coche, palés y maderas de un derribo, con casi dos siglos de antigüedad). El extra de calidez lo proporcionan originales y delicadas lámparas hechas con posos de café, nidos de pájaro o tejas, que acogen más si cabe.

IMG_4758

En la misma plaza se hallan el restaurante y la cantina, recién inaugurada. Con una soleada terraza y una limpia y blanca estética en el interior. Su oferta gastronómica está compuesta, esencialmente, por tapas y raciones, elaboradas con productos ecológicos y enfocadas desde un innovador punto de vista, para que disfruten especialmente, grupos amplios de personas.

IMG_4774

IMG_4771En el restaurante, que abre a la hora de comer, descansa por la tarde, y retoma para cenar, degustamos la esencia de la naturaleza más cuidada. La despensa de su cocina, es el propio supermercado ecológico que se encuentra en la misma calle. Desafiando el concepto de que lo ecológico es sinónimo de hierbas y vegetarianismo, en su variada carta, que suelen alternar cada dos meses, presentan, entre otras muchas cosas, deliciosos platos de carne y pescado, cocinados con delicadeza, buen gusto y un toque de creatividad. Si tienes peques y no crees que vayan a ser capaces de comprender la experiencia sensorial que tiene cada uno de los platos, puedes acercarles a La cocinita de Mamá Campo, donde se entretendrán con sus creativos talleres infantiles.

IMG_4785

Una experiencia inolvidable para los sentidos y para el aprendizaje. El aperitivo rota con másfrecuencia, en función de lo que los productores traigan para probar en la semana. Suelen ser platos diferentes, especiales, sin rozar lo raro. Esta semana, trigo verde a la plancha con salsa de pimiento, tomate y ajo asado, una delicia que difícilmente se degusta en otro lugar.

IMG_4787

Continuamos con el gazpacho de tomate y remolacha con una nevada de queso por encima, que se convirtió en mi debilidad desde el momento en que lo sirvieron, por su aspecto, y por su sabor y textura inimitables (doy fe, porque he intentado hacer una réplica en casa y no me ha salido igual).

IMG_4797

El escabeche es algo que en un principio, puede no llamar la atención, hay que olvidarse del concepto que tenemos. Una combinación perfecta con ingredientes simples: boniato, calabaza, nabo, cebolla, remolacha y pollo, transformados en una fresca fusión de texturas: tiernas y terrosas. ¡Una delicia!

IMG_4807

Si echamos en falta el invierno en verano es por el cocido. En el restaurante, han dado con la fórmula para comerlo cuando sea: las croquetas de cocido, con un fino y muy crujiente rebozado que envuelve un tierno y sabrosísimo relleno, evidentemente hecho a mano y con amor. El plus son sus acompañantes: chupitos de caldo, calentitos y con un intenso sabor, que te llevará directo a casa de mamá.IMG_4809

Otro plato estrella: El arroz de setas. Imperdible.Teletransportarse al campo es posible al probar esta combinación de ingredientes. La esencia y origen de los mismos, se percibe en el paladar. Un aroma de aceite de trufa, le da el toque final ideal a este pseudo-risotto, mucho más ligero y suelto.

IMG_4814


Si todavía hay hueco, la sabrosura del lomo de ternera a la brasa es una evidencia más de cómo en Mamá Campo se aseguran de que la materia prima está mimada desde la granja. Acompañado de pimientos del piquillo confitados y asados, y una guarnición típica catalana: el trinchat de patata con acelgas.

IMG_4816

Es complicado probar todas estas maravillas y que quede sitio para el dulce, pero es una parte importante. La mejor esponja de chocolate tiene nombre: Chocolate y olé. Esta delicia, cubierta con crujientes almendras troceadas, esconde una textura entre una mousse y una trufa, infusionada con naranja. Se deshace en la boca.

IMG_4740

si tu cuerpo no te pide un descanso de sobremesa, podrás irte a adquirir casi todos los ingredientes de las recetas que te hayan enamorado, al colmado/supermercado de Mamá Campo, situado a escasos metros, en la misma calle Trafalgar, donde los padres de los productos tienen nombre y apellidos.

IMG_4752

Estos pequeños productores ecológicos en quienes David y Nacho han depositado su confianzason quienes mantienen viva la esencia de la ganadería tradicional. Desde darle una vida digna y feliz a los animales (como la que viven las gallinas ponedoras de Celia, que pastan a sus anchas por Los Pedroches), hasta producir quesos artesanalmente (como lo hace Concha). Ofrecen una amplísima variedad de frutas, hortalizas, brotes, carnes, embutidos, cereales, bebidas, y mucho más. 

Además, cuentan con las deliciosas hogazas de pan de “Panic”, hechas con masa madre y harinas integrales de trigo, centeno, espelta… Naturaleza en estado puro.

TOP SECRET:

  • El concepto está inspirado en Foragers (NYC) y Daylesford (Londres).
  • Da igual si eres chico o chica, la visita al WC no te la puedes perder.
  • El comedor de abajo es íntimo e ideal para celebrar eventos.
  • Quizá pronto tengas un Mamá Campo al lado de casa.

TRUCO:

  • Si reservas mesa a través de El Tenedor, cualquier día, a mediodía, obtendrás un descuento del 50%.

IMG_4764

MAMÁ CAMPO

Plaza de Olavide. Calle de Trafalgar, 22, Madrid.

PRECIO MEDIO: 25€

TELÉFONO: +34 91 447 41 38

HORARIO: Martes a sábado: 13.30h a 17.30 y 20.30 a 01.30h | D: Noche cerrado | L: Cerrado todo el día.

Un comentario en “Mamá Campo me mima

Deja un comentario